Bolita fuera del ano

Bolita fuera del ano DEFAULT

La celulitis amigdalina es una infección bacteriana de los tejidos que rodean las amígdalas. Un absceso amigdalino es una acumulación de pus detrás de las amígdalas.

  • En algunas ocasiones, las bacterias que infectan la garganta proliferan y penetran profundamente en los tejidos circundantes.

  • Los síntomas característicos consisten en dolor de garganta, dolor al tragar, fiebre, inflamación y enrojecimiento.

  • El diagnóstico se basa en la exploración de la garganta y, en algunos casos, en los resultados de pruebas de diagnóstico por la imagen.

  • Los antibióticos ayudan a eliminar la infección.

  • El absceso se drena con una jeringuilla o mediante una pequeña incisión.

Si las bacterias crecen sin control, se forma una acumulación de pus (absceso). Los abscesos pueden formarse cerca de las amígdalas (periamigdalino) o en el lado de la garganta (parafaríngeo). Por lo general, un absceso periamigdalino protruye hacia la garganta, mientras que un absceso parafaríngeo pueden protruir hacia el cuello. Un absceso parafaríngeo es más extenso y más peligroso que uno periamigdalino.

La celulitis amigdalar y los abscesos amigdalares son más frecuentes en adolescentes y adultos jóvenes.

En la celulitis amigdalina o el absceso amigdalino, la persona afectada siente al tragar un dolor intenso que a veces irradia hacia el interior del oído. También sufre una inflamación grave de la garganta, se siente enferma, tiene fiebre y es posible que tienda a inclinar la cabeza hacia el lado del absceso para aliviar el dolor. Los espasmos de los músculos de la masticación dificultan la apertura de la boca (trismo).

La celulitis causa enrojecimiento e inflamación general por encima de la amígdala y en el paladar blando.

Los abscesos periamigdalinos y algunos abscesos parafaríngeos empujan las amígdalas hacia adelante. La úvula (la proyección pequeña y blanda que cuelga de la parte posterior de la garganta) está inflamada y puede desplazarse hacia el lado opuesto al absceso. Otros síntomas frecuentes incluyen voz gangosa (llamada voz de «patata caliente», porque es como si se hablara con un bocado caliente en la boca), babeo, enrojecimiento de las amígdalas, zonas con manchas blancas (exudados), inflamación de los ganglios linfáticos del cuello y aliento fétido (halitosis).

  • En ocasiones tomografía computarizada o ecografía

  • A veces, inserción de una aguja para comprobar si existe un absceso

Para establecer el diagnóstico de celulitis amigdalina o de absceso amigdalino, el médico explora la garganta.

No suelen realizarse pruebas, pero si el médico no está seguro de la presencia de un absceso parafaríngeo puede recurrir a una tomografía computarizada (TC) o una ecografía para identificarlo.

Si se sospecha la presencia de un absceso periamigdalino, se intenta drenar el pus introduciendo una aguja en la zona afectada.

Se administran antibióticos, como penicilina o clindamicina, por vía intravenosa.

Si no hay un absceso, el antibiótico suele empezar a reducir la infección en el transcurso de 48 horas.

Si existe un absceso periamigdalino, el médico debe extraer el pus del interior con ayuda de una aguja, o drenarlo mediante una incisión. En primer lugar se insensibiliza la zona con un anestésico en aerosol o mediante inyección. El tratamiento con antibióticos se continúa por vía oral o por vía intravenosa.

Si existe un absceso parafaríngeo, suele realizarse cirugía para drenar el pus.

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales

Hacer clic aquí para la versión para profesionales

Sours: https://www.merckmanuals.com/es-us/hogar/trastornos-otorrinolaringol%C3%B3gicos/trastornos-de-la-boca-y-la-garganta/celulitis-amigdalina-y-absceso-amigdalino

Diverticulosis y Diverticulitis

Lo que usted debe saber sobre la enfermedad diverticular

Definición de enfermedad diverticular

La enfermedad diverticular afecta el colon. El colon es la parte del intestino grueso que elimina los desechos del cuerpo. La enfermedad diverticular se compone de dos afecciones: diverticulosis y diverticulitis. La diverticulosis ocurre cuando unos bolsillos, llamados divertículos, se forman en el colon. Estos bolsillos se hinchan como puntos débiles en un neumático (llanta). La diverticulitis ocurre cuando los bolsillos se inflaman.

Causa de la enfermedad diverticular

Los médicos no están seguros de qué causa la enfermedad diverticular. Muchos piensan que la causa principal es una dieta baja en fibra. Es decir, consumir poca fibra habitualmente. La fibra es una parte de los alimentos que el cuerpo no puede digerir. Se encuentra en muchas frutas y vegetales.

La fibra permanece en el colon y absorbe agua, lo que facilita el paso de las heces en las evacuaciones. Las dietas con poca fibra pueden causar estreñimiento, que ocurre cuando las heces son duras y difíciles de pasar. La constipación hace que los músculos se estriñan al evacuar heces. El estreñimiento puede causar la formación de divertículos en el colon. Si quedan heces o bacterias atrapadas en los divertículos, se puede producir una diverticulitis.

Gravedad de la enfermedad diverticular

La mayoría de las personas con la enfermedad no tienen problemas graves, pero algunas personas tienen síntomas intensos. La diverticulitis puede atacar de repente y causar

  • sangrado
  • infecciones graves
  • desgarros en los divertículos
  • fístulas, que son una conexión o pasaje entre tejidos u órganos en el cuerpo que normalmente no se conectan
  • bloqueos en el sistema digestivo
  • una infección en la que el colon se rompe, provocando que las heces se evacuen desde el colon hacia el abdomen

Síntomas de la enfermedad diverticular

Los síntomas de la diverticulosis y la diverticulitis son diferentes.

Diverticulosis. Muchas personas no tienen síntomas, pero algunos tienen

  • calambres
  • hinchazón
  • constipación
  • sangrado
  • inflamación
  • fístulas

Si tiene sangrado, pasará sangre roja de color fuerte por el recto. El recto es el extremo del colon que se conecta al ano. El recto y el ano son parte del tubo digestivo, que es el pasaje por el cual van los alimentos. El sangrado rectal usualmente no causa dolor, pero puede ser peligroso. Deberá consultar a un médico de inmediato.

Diverticulitis. Las personas con diverticulitis pueden tener muchos síntomas. Con frecuencia sienten dolor en la parte inferior del abdomen. Si usted tiene diverticulitis, podría

  • tener fiebre o vómitos
  • sentirse mal del estómago
  • notar un cambio en sus hábitos de evacuación

Muchas personas padecen enfermedad diverticular

A partir de los 40 años de edad, la probabilidad de padecer esta enfermedad aumenta aproximadamente cada diez años. Cerca de la mitad de la gente de entre 60 y 80 años de edad tiene la enfermedad diverticular. Casi todas las personas mayores de 80 años la tienen.

Pruebas para detectar la enfermedad diverticular

Hay muchas pruebas que el médico puede realizar para detectar la enfermedad diverticular. La tomografía computarizada (“CT scan” en inglés) es la prueba que se usa más comúnmente. El médico inyecta un líquido en una vena del brazo. Este líquido hace que los órganos se resalten mejor en las radiografías. Tal vez le pidan que beba un líquido llamado bario en lugar de aplicarle una inyección. Luego lo colocarán en una gran máquina con forma de rosquilla para tomar radiografías.

Otras maneras de detectar la enfermedad son

  • Historia clínica. El médico le preguntará sobre
    • su salud
    • síntomas como el dolor
    • sus hábitos en cuanto a las evacuaciones
    • dieta (lo que consume)
    • cualquier medicina que tome
  • Pruebas de sangre. Estas pruebas pueden detectar infecciones.
  • Muestra de heces. Esta prueba puede mostrar sangrado en el tubo digestivo.
  • Examen digital del recto. El médico introduce un dedo cubierto con un guante en el recto para determinar si hay dolor, sangrado o bloqueo.
  • Radiografía y enema de bario. El médico introduce un líquido llamado bario en el intestino grueso a través del ano. El ano es la abertura por donde las heces salen del cuerpo. El bario hace que los divertículos aparezcan en la radiografía.
  • Colonoscopia. El médico introduce un tubo pequeño en el ano. Una cámara diminuta situada en el tubo muestra si hay divertículos.

Tratamiento de la enfermedad diverticular

El tratamiento de la enfermedad diverticular depende de qué tan grave sea el problema y si usted padece diverticulosis o diverticulitis. La mayoría de la gente mejora cambiando la dieta. Si tiene sangrado rectal, usted deberá ir al hospital para que un médico encuentre la parte del colon que está sangrando. El médico tal vez use un fármaco especial que detiene el sangrado. El médico puede decidir también operar y quitar la parte del colon que sangra.

Tratamiento de la diverticulosis

El consumo de alimentos con mucha fibra puede aliviar los síntomas. Algunas veces las medicinas para el dolor leve también pueden ayudar.

Tratamiento de la diverticulitis

El médico puede recetar antibióticos y recomendar una dieta sólo de líquidos. La mayoría de las personas mejoran con este tratamiento. Otras pueden necesitar cirugía y otros tratamientos.

  • Cirugía. Los problemas graves de diverticulitis se tratan con cirugía. Los cirujanos pueden limpiar el abdomen después de las infecciones y quitar los bolsillos sangrantes y las fístulas.
  • Resección del colon. Si padece diverticulitis muchas veces, su médico podría sugerir quitarle la parte del colon con divertículos. Las partes sanas se pueden unir. Una vez quitados los divertículos, puede evitar otras infecciones.
  • Cirugía de emergencia. Si tiene problemas graves, tal vez necesite una cirugía de emergencia para limpiar la infección y quitar parte del colon. Después, una segunda cirugía vuelve a unir las partes sanas del colon. El colon se separa por un tiempo breve entre las cirugías, ya que volver a unir el colon durante la primera cirugía a veces implica riesgos.

Se necesita una colostomía temporal entre las dos cirugías. Una colostomía es una abertura en el abdomen donde se conecta una bolsa plástica para recolectar heces después de digerir la comida. El cirujano realiza una abertura, llamada estoma, y la conecta al extremo del colon.

Qué hacer sobre la enfermedad diverticular

Consuma una dieta con mucha fibra para evitar problemas. Hable con su médico acerca del uso de productos con fibra como Benefiber, Citrucel o Metamucil. El uso diario puede darle la fibra que necesita, si no la obtiene a través de su dieta.

Pregunte a su médico qué opciones de alimentos son las mejores para usted.

Comer alimentos con mucha fibra es sencillo y reduce los síntomas y problemas de la enfermedad diverticular.

Trate de comer más de lo siguiente:

  • Frutas. Manzanas, duraznos (melocotones), peras y tangerinas (mandarinas) frescos.
  • Vegetales. Brócoli, calabacín (zapallo), zanahoria y coles de Bruselas frescos.
  • Vegetales con fécula. Papas y frijoles (habichuelas) de varios tipos.
  • Granos. Pan integral, arroz integral, hojuelas de salvado y avena.

Hable con su médico sobre estos cambios en la dieta. Sepa qué comer y cómo añadir más de estos alimentos ricos en fibra a su dieta.

Algunas cosas que debe recordar

  • La enfermedad diverticular es más común en personas mayores.
  • Una dieta con poca fibra es la causa más probable de la enfermedad.
  • La mayoría de la gente se trata con medicinas para el dolor y una dieta rica en fibra.
  • Añada alimentos integrales (“whole grain” en inglés), frutas con mucha fibra y vegetales a su dieta.
  • Contacte a su médico si observa síntomas tales como fiebre, escalofríos, náuseas, vómitos, dolor abdominal, sangrado rectal o cambios en los hábitos de las evacuaciones.

El Gobierno de los Estados Unidos no apoya ni prefiere ningún producto ni compañía en particular. Los nombres comerciales, propietarios y de compañías que aparecen en este documento se usan únicamente porque se consideran necesarios en el contexto de  la información provista. Si algún producto no se menciona, la omisión no significa ni implica que el producto no sea satisfactorio.

¿Dónde puedo obtener más información en español ?

National Digestive Diseases Information Clearinghouse
Web:https://www.niddk.nih.gov/health-information/informacion-de-la-salud
Teléfono: 
Correo electrónico: [email protected] 

Fuente: NIH Publication No. 07–S. Septiembre Esta publicación no tiene derechos de autor.   Las publicaciones producidas por el NDDIC son revisadas cuidadosamente por los científicos del NIDDK y por expertos fuera de la organización. Esta publicación no tiene derechos de autor. El NDDIC otorga su permiso a los usuarios de esta publicación para que pueda ser reproducida y distribuida en cantidades ilimitadas.

Sours: https://iffgd.org/resources/en-espanol/diverticulosis-y-diverticulitis/
  1. Georgia cabins for sale
  2. Hematology/oncology physician jobs
  3. Ventless gas wall heaters
  4. Buy itunes card online
  5. 911 lone star guest cast

Abscesos

Entre las cosas más repugnantes que pueden salir de nuestros cuerpos, el pus ocupa, sin lugar a dudas, uno de los primeros puestos. ¡Hasta la misma palabra da asco! Pero, aunque el pus parezca asqueroso, en el fondo, es la forma que tiene el cuerpo de intentar curarse de las infecciones.

Afortunadamente, no solemos tener que lidiar con el pus. Pero, a veces, la gente desarrolla abscesos y, de repente, se encuentra sumida en el pus.

¿Qué es un absceso?

Un absceso es un área de tejido infectado que se forma en una parte del cuerpo. Un absceso puede aparecer sobre la piel, debajo de la piel, en un diente o incluso en el interior del cuerpo.

En la capa superior de la piel, un absceso se puede parecer a una herida sin cicatrizar, un grano o una espinilla. Debajo de la piel, puede crear un bulto hinchado que sobresale. Los abscesos en la piel pueden doler y notarse calientes al tacto.

Es más fácil saber si una persona tiene un absceso en la piel porque estos se puede ver y tocar. Pero, cuando alguien desarrolla un absceso en otra parte del cuerpo, también habrá otras pistas de que algo va mal. Por ejemplo, cuando se forma un absceso en un diente, se siente dolor, aunque no se pueda ver.

Causas de los abscesos

Los abscesos se pueden formar siempre que el organismo está luchando contra una infección. Por ejemplo, un absceso en la piel puede aparecer cuando entran gérmenes al cuerpo a través de una abertura en la piel (como un corte, una picadura de insecto o una quemadura).

Los gérmenes no forman parte de un cuerpo sano, y el sistema inmunitario lo sabe: la función de este sistema consiste precisamente es estar pendiente de cualquier infección. Después de averiguar que algo va mal, el sistema inmunitario envía las tropas (también conocidas como glóbulos blancos) para destruir lo que está provocando la infección. Algunos de estos glóbulos blancos acabarán formando el pus, que también incluye material como piel muerta y gérmenes muertos.

Con todas estas sustancias desagradables dentro de él, el cuerpo considera el pus como un material de desecho e intenta deshacerse de él. Pero, cuando el pus se acumula dentro de un absceso, es posible que no pueda salir hacia fuera. A medida que el pus se va acumulando, puede presionar la piel y el tejido inflamado circundante y provocar dolor.

Algunos abscesos están provocados por un agente irritante, como un medicamento inyectado que no se ha absorbido por completo. Dado que no están provocados por una infección, estos tipos de abscesos se llaman abscesos "estériles". Los abscesos estériles no son tan frecuentes como los abscesos infectados, pero pueden ocurrir de forma ocasional.

¿Qué hago si creo tener un absceso?

Si crees que tienes un absceso en la piel, evita tocártelo, apretártelo, estrujártelo o reventártelo. Si lo hicieras, podrías propagar la infección a otras áreas o extenderla a partes más profundas del cuerpo, empeorando la situación.

Intenta colocar una compresa tibia sobre el absceso para ver si consigues que se abra y drene el pus. Puedes fabricar una compresa mojando un paño o toallita en agua tibia (no caliente) y colocándola sobre el absceso durante varios minutos. Haz esto varias veces al día, y lávate bien las manos antes y después de aplicarte la compresa.

Si el absceso se abre solo, empieza a eliminar fluidos y la infección parece remitir en un par de días, el cuerpo se debería curar por sí solo. Si no lo hiciera, ese sería el momento de llamar a la consulta de tu médico.

Si tienes dolor de dientes y sospechas que podrías tener una infección, llama a tu dentista.

page 2

¿Cuándo debería llamar al médico?

Los abscesos suelen requerir atención médica. Si observaras cualquiera de los siguientes problemas, llama a tu médico:

  • Un absceso en la piel se vuelve más doloroso, se inflama más y/o se pone más rojo.
  • Aparecen marcas o franjas rojas alrededor del área de piel infectada.
  • Sientes dolor o malestar dentro del cuerpo.
  • Tienes fiebre o escalofríos.

Si el médico considera que tienes un absceso, decidirá si es necesario hacer que drene o si se puede tratar de otra forma, como administrándote antibióticos.

¿Qué deben hacer los médicos?

Si es necesario hacer drenar el absceso, el médico decidirá si es mejor extraer el pus utilizando una aguja (procedimiento denominado "aspiración") o hacer un pequeño corte en el absceso con un bisturí, para que pueda ir saliendo el pus.

Para tratar un absceso en la piel, lo más probable es que el médico utilice medicamentos anestésicos antes hacerlo drenar para que el proceso no sea doloroso. Una vez el médico haya hecho drenar al absceso, lo cubrirá con una gasa. La gasa absorberá el fluido que vaya saliendo de él y ayudará a que se cure el absceso.

Un absceso que se encuentra en las profundidades del cuerpo es posible que requiera una operación. Esto puede suponer tener que permanecer en el hospital durante cierto tiempo para que los médicos y enfermeros puedan estar seguros de que el absceso se cura bien.

¿Qué deberías hacer cuando vuelvas a casa?

Tu médico te dará instrucciones sobre cómo cuidar del absceso para que se cure bien. Tu médico también te puede indicar que evites hacer algunas actividades específicas hasta que se te cure el absceso. Es posible que necesites tomar antibióticos y que tú (¡o bien los afortunados de tus padres!) debas (o deban) cambiar el vendaje con regularidad.

Si el médico te receta antibióticos, finaliza el ciclo completo de tratamiento, incluso aunque te empieces a encontrar mejor.

Si tienes un absceso en la piel, toma medidas para evitar contagiar la infección a otras personas. No compartas con otras personas nada que haya estado en contacto con tu absceso (como toallas, paños, componentes de tu equipo deportivo o máquinas de afeitar).

Incluso después de visitar al médico, deberás seguir estando pendiente de tu absceso.Informa a tu médico de inmediato si te empeorara el absceso, o si tuvieras fiebre o escalofríos.

Si tienes un absceso en la piel, es posible que el médico te mande pruebas para saber si tienes una infección por SARM, un tipo de bacteria que puede provocar infecciones graves en la piel. Las infecciones por SARM se deben tratar de una forma especial porque son resistentes a muchos tipos de antibióticos.

¿Se pueden prevenir?

Una buena higiene personal es la mejor manera de evitar las infecciones. Mantén los cortes y las heridas limpias, secas y cubiertas para protegerte de los gérmenes. Asimismo, no compartas ropa de vestir, toallas, máquinas de afeitar ni ropa de cama con nadie. Cuando se te ensucie cualquiera de estos artículos, lávalos por separado con agua muy caliente.

Lávate las manos a menudo con agua y jabón corriente durante un mínimo de 20 segundos seguidos cada vez. Está bien usar toallitas para manos o geles desinfectantes instantáneos elaborados con alcohol (como los que se venden en las farmacias), si no dispones de agua ni jabón.

Sours: https://kidshealth.org/es/teens/abscess.html
¿Cuáles son los síntomas del quiste pilonidal?

Un factor de riesgo es todo aquello que está vinculado a su probabilidad de padecer una enfermedad, como el cáncer. Los distintos tipos de cáncer tienen diferentes factores de riesgo. Algunos factores de riesgo, como el fumar, pueden cambiarse. Otros factores, como la edad o los antecedentes familiares, no se pueden cambiar.

No obstante, si se tiene uno, o hasta muchos factores de riesgo, no necesariamente significa que se padecerá la enfermedad. Además, puede que algunas personas que llegan a padecer la enfermedad no tengan ningún factor de riesgo conocido.

Los científicos han descubierto que ciertos factores de riesgo hacen que una mujer sea más propensa a tener cáncer de vagina. Sin embargo, muchas mujeres con cáncer de vagina no tienen ningún factor de riesgo claro. Aunque una mujer con cáncer de vagina tenga uno o más factores de riesgo, es imposible saber con certeza hasta qué punto dicho factor de riesgo contribuyó a causar el cáncer.

Edad

El cáncer de células escamosas de la vagina ocurre principalmente en mujeres mayores. Puede ocurrir a cualquier edad, pero pocos casos se detectan en mujeres menores de 40 años. Casi la mitad de los casos ocurre en mujeres que tienen 70 años o más.

Dietilestilbestrol (DES)

El dietilestilbestrol (DES) es un medicamento hormonal que se usó entre y para prevenir el aborto espontáneo. Las mujeres cuyas madres tomaron DES cuando estaban embarazadas de ellas padecen de adenocarcinoma de células claras de la vagina o del cuello uterino con más frecuencia de lo que normalmente se esperaría. Hay aproximadamente 1 caso de este tipo de cáncer en cada 1, hijas de mujeres que tomaron DES durante su embarazo. Esto significa que aproximadamente % de las hijas cuyas madres tomaron DES no llega a tener este cáncer.

El adenocarcinoma de células claras relacionado con DES es más común en la vagina que en el cuello uterino. El riesgo parece ser mayor en aquellas madres que tomaron el medicamento durante las primeras 16 semanas de embarazo. La edad promedio cuando son diagnosticadas es de 19 años. Debido a que el uso de DES durante el embarazo fue suspendido por la FDA en , incluso las hijas más jóvenes del DES son mayores de 45 años (luego de la edad con el riesgo más alto). Sin embargo, no hay una edad en la que una mujer esté a salvo de padecer cáncer relacionado con DES. Los médicos no saben con exactitud cuánto tiempo estas mujeres estarán en riesgo.

Las hijas de madres que tomaron DES tienen un mayor riesgo de presentar carcinomas de células claras; sin embargo, las mujeres no tienen que estar expuestas al DES para que presenten carcinoma de células claras. De hecho, las mujeres eran diagnosticadas con este tipo de cáncer antes de que se inventara el DES.

Las hijas de madres que tomaron DES son también más propensas a tener displasia cervical de alto grado (CIN 3) y displasia vaginal (VAIN 3) en comparación con las mujeres que nunca estuvieron expuestas.

Adenosis vaginal

Normalmente, la vagina está revestida por células planas llamadas células escamosas. En casi un 40% de las mujeres que ya han comenzado a tener sus períodos menstruales, la vagina puede tener una o más zonas donde, en cambio, está revestida por células glandulares. Estas células son similares a las que se encuentran en las glándulas del cuello uterino, en el revestimiento del útero (el endometrio) y en el revestimiento de las trompas de Falopio. A estas áreas de células glandulares se les llama adenosis, y ocurren en casi todas las mujeres que estuvieron expuestas al DES durante el embarazo de sus madres. Tener adenosis aumenta el riesgo de presentar carcinoma de células claras; sin embargo, este tipo de cáncer sigue siendo poco común. El riesgo de carcinoma de células claras en una mujer que tenga adenosis no relacionada con DES es muy, muy pequeño. No obstante, muchos médicos consideran que toda mujer que tenga adenosis debe realizarse un control exhaustivo para determinar la presencia de cáncer y para hacerle seguimiento.

Virus del papiloma humano

VPH son las siglas para referirse al virus de papiloma humano (HPV, por sus siglas en inglés). El VPH se conforma por un grupo numeroso de virus relacionados. A cada variedad de virus en el grupo se le asigna un número, lo que es llamado tipo de VPH.

Ciertos tipos de VPH han sido asociados con cánceres del cuello uterino y de vulva en las mujeres, cáncer de pene en los hombres, así como cáncer de ano y de garganta (en hombres y mujeres). También han sido vinculados a VAIN, y el VPH se encuentra en la mayoría de los casos de cáncer vaginal. Estos tipos se conocen como tipos de VPH de alto riesgo e incluye VPH 16 y VPH 18, entre otros. La infección por un VPH de alto riesgo puede que no produzca signos visibles sino hasta que se originen cambios precancerosos o cáncer.

Se han creado vacunas para ayudar a prevenir la infección por algunos tipos del VPH. Consulte VPH para más información.

Cáncer de cuello uterino

Tener cáncer o precáncer de cuello uterino (neoplasia intraepitelial cervical o displasia cervical) aumenta el riesgo de una mujer de presentar cáncer de células escamosas de la vagina. Esto ocurre porque tanto el cáncer de cuello uterino como el de vagina tienen muchos factores de riesgo similares, tales como infección por VPH y tabaquismo.

Algunos estudios sugieren que el tratamiento de cáncer cervical con radioterapia puede aumentar el riesgo de cáncer de vagina; sin embargo, esto no se observó en otros estudios y por lo tanto, no hay una conclusión al respecto.

Tabaquismo

Las mujeres que fuman cigarrillos tienen más del doble del riesgo de padecer cáncer de vagina.

Alcohol

El consumo de bebidas alcohólicas podría afectar el riesgo de padecer cáncer de vagina. Un estudio de mujeres alcohólicas encontró más casos de cáncer de vagina que lo esperado. Sin embargo, este estudio no se consideró coherente debido a que no examinó otros factores que pueden alterar el riesgo, como el tabaquismo y la infección por VPH. Un estudio más reciente que consideró estos otros factores de riesgo encontró un menor riesgo de cáncer de vagina en las mujeres que no toman bebidas alcohólicas en absoluto.

Virus de inmunodeficiencia humana

La infección por VIH (virus de inmunodeficiencia humana), el virus que causa SIDA, también aumenta el riesgo de padecer cáncer de vagina.

Irritación vaginal

En algunas mujeres, el estiramiento de los ligamentos pélvicos puede hacer que el útero caiga dentro de la vagina o incluso salga de esta. Esto se llama prolapso uterino. Esta condición puede ser tratada con cirugía o mediante el uso de un pesario, un dispositivo para mantener el útero en su lugar. Algunos estudios sugieren que la irritación a largo plazo (crónica) de la vagina en las mujeres que usan un pesario puede aumentar levemente el riesgo de cáncer de células escamosas de la vagina. Sin embargo, eso es muy poco común, y ningún estudio ha comprobado claramente que los pesarios causen cáncer de vagina.

Sours: https://www.cancer.org/es/cancer/cancer-de-vagina/causas-riesgos-prevencion/factores-de-riesgo.html

Ano del bolita fuera

And I imagined, I must tell you, my dear Marishka in someone else's arms, and this is what caused the highest excitement. Gradually, I began to fantasize during sex, and it turned me on a lot, giving me some new, stronger, sexual sensations. I really liked it, I wanted to share my crazy fantasies with my Marisha, but I was afraid.

¿Qué es un absceso anal (\

Then, in one sharp movement, I lift my skirt and pull my panties down. By wiggling your legs, you help them fall to. The floor. As I continue to caress you, I turn you to face me.

Similar news:

I am a permanent member of the club. - Let's see what kind of member you are. The guards behaved simply defiantly rude, and this completely pissed me off. - On the VIP lists, take a look.



2071 2072 2073 2074 2075